jueves, 8 de junio de 2017

LA IMPRENTA

El destino ha querido que me hayan invitado a participar en dos libros relacionados con Gutenberg y su magnífico invento: la imprenta. El primero es “Gutenberg, el genio de Maguncia”, que finalmente se ha publicado con el título “Gutenberg en Maguncia o sea liber universalis”. La invitación partió en el año 2014 de parte de la Editorial Corona del Sur en la que he publicado 10 de mis 14 poemarios y donde voy a publicar mis primeras tres novelas que constituyen una trilogía. La primera de las tres novelas, Historia de una obsesión, verá la luz en las próximas semanas.
En este libro se homenajeaba a Gutenberg y a la imprenta con un breve poema. Yo he escrito “Gutenberg y su imprenta” y dice así: 
Resultado de imagen de “Gutenberg en Maguncia o sea liber universalis”

“Sin ti, Gutenberg, y sin tu imprenta/
mis palabras permanecerían solas/
en cualquier rincón del universo,/
mecidas de vez en cuando por el viento/
y transportadas a una inmensa nada./
Gracias a ti y a tu imprenta/
mis palabras cobran más sentido en los libros /
y las entrego a tantos seres que nunca conoceré,/
pero que sé están ahí arropándome,/
dándome su fuerza y su cariño,/
proporcionando sentido a todo cuanto escribo./
Desde mi soledad literaria, Gutenberg,/
comparto con el tiempo mis palabras”. 

Este libro se ha publicado ya y ha contado con la colaboración de un buen número de poetas que han escrito poesía normal como yo y otros han  preferido la poesía visual. Estos libros cooperativos es una buena forma de publicación editorial. Yo he participado así en más de 60 libros y me ha ido muy bien y es una forma de estar en permanente contacto con el mundo editorial.
En este año 2017 he recibido otra invitación para participar en un libro colectivo. La invitación ha partido de la misma editorial, Corona del Sur. Se trata de comentar un libro sobre Gutenberg y su imprenta que se titula como mi poema del libro anterior: “Gutenberg y su imprenta”· No sé si es casualidad o lo han elegido a posta sus autores. Se trata de un libro sobre la vida y la obra de Gutenberg y de su imprenta. Una vez leído hay que comentar el libro y comentar también lo que es un libro en general para cada uno y hacerlo con una sola frase, es decir, el colmo de la brevedad. Mi frase es la siguiente: “Las palabras de Gutenberg hacen magia rodeadas de imágenes que incendian el alma”. Y es que el libro está compuesto de texto normal e ilustraciones y poemas visuales y he querido comentar en mi frase ambas cosas. Queda, pues, concluida mi participación en ambos proyectos editoriales en homenaje a Gutenberg y a ese gran invento que fue la imprenta.
Los homenajes vienen justificados por el quinto centenario de la publicación en imprenta de la Biblia políglota complutense en Alcalá de Henares en 1514 por Arnau Guillén de Brocar. Pero el mérito principal lo tiene Gutenberg, el creador de la imprenta moderna tal y como la conocemos.
La imprenta de caracteres movibles es el invento fundamental que marca el comienzo de la reproducción de la escritura a gran escala, el paso de los antiguos metales a los modernos métodos de impresión. Es decir, poner la escritura y la lectura al alcance de la mayoría, y no como estaban antes encerradas en los monasterios al servicio de unos pocos privilegiados, a los que hay que agradecer por supuesto su labor de difusión y conservación de escritos importantes.
Hay precedentes de la imprenta diversos, como el que se conoce de China desde muy antiguo. Los chinos, siempre tan activos en todo. Ellos hacían lo siguiente: sobre una plancha de madera pulimentada se escribía una oración o un edicto; se vaciaba de madera alrededor de la escritura y ésta quedaba en relieve; luego se impregnaba de tinta la plancha y se aplicaba sobre ella una hoja de papel de arroz y ya tenían listo el escrito.
En Europa los avances se hicieron paulatinamente. El desarrollo del grabado artístico con buril, sobre madera, en el siglo XV, llevó a concebir la idea de grabar separadamente las 25 letras del alfabeto latino. Así, las letras sueltas pueden ensamblarse, formar palabras, líneas, galeradas; y los mismos caracteres, después de la impresión de una página, pueden volver a utilizarse. La invención de estos caracteres móviles o caracteres de imprenta se atribuye al holandés Laureus Caster.
Gutenberg fue el que dio el gran salto al introducir el tipo suelto de metal y concebir el conjunto de procedimientos de impresión tipográfica: confección de matrices, fusión de los caracteres, composición de textos, impresión de prensa movida a mano. Sus primeras tentativas, en Estrasburgo, parecen datar de 1436. Desde 1450 a 1455 estuvo asociado en Maguncia con el platero Fust y con Peter Schöfer. Publicaron obras populares de religión, de gramática latina, calendarios, etc… La primera edición atribuida a Gutenberg, el Speculum humanae salvationis, fue hecha con caracteres de plomo. 
Más tarde Gutenberg se independizaría e imprimiría obras como Catholicum y la famosa Biblia de 36 líneas.
El invento de Gutenberg se extendió rápidamente desde el valle del Rin  por toda Europa. Fueron surgiendo imprentas en las distintas ciudades y la imprenta llegó a ser ya una realidad en toda Europa. Como anécdota podemos decir que en América del Norte la primera imprenta se estableció en Cambridge (Massachussets) en 1639.
Después de la imprenta tipográfica aparecieron nuevos procedimientos de impresión, que responden a nuevas necesidades o a nuevas posibilidades técnicas: el grabado en dulce, el aguafuerte y sus derivados, la litografía. La fotografía después dio lugar al fotograbado que junto con el offset nacieron a principios del siglo XX y que tuvieron una rápida extensión para la impresión de periódicos y catálogos. Después nacerían la serigrafía, la anilina, el offset en seco y la fototipia, auxiliares todos de las artes gráficas.
Después han nacido otros procedimientos que imprimen  sin contacto como el ouset y la xerigrafía. Y la imprenta no para de evolucionar.
Al parecer el primer texto impreso en la península Ibérica fue la Gramática latina de Bartomeu Mates, en Barcelona, en 1468. La imprenta se desarrolló rápidamente por España y antes de terminar el siglo XV existía por lo menos en 16 ciudades españolas. A principios de sigloXVI el cardenal Cisneros encargó a Brocar la impresión de la Biblia políglota complutense, realizada entre 1514 y 1517, a la que ya hemos hecho alusión.
La imprenta se ha desarrollado más rápidamente con la aparición de la informática y ésta hace que las posibilidades sean ilimitadas. Y todo desde la evolución de aquella primitiva pero maravillosa imprenta de Gutenberg, el genio de Maguncia. Su genio dio lugar a una enorme revolución cultural al poner la cultura al alcance de todos. Hoy no se entendería el mundo y la evolución de la Historia sin imprenta, sin periódicos, sin libros, etc… Y todo se sigue revolucionando con todas las posibilidades que ofrece la informática. Salud y suerte.


José Cuadrado Morales

2 comentarios:

UnidadDia Renteria dijo...

Como siempre, un regalo poder leer tus palabras. Gracias

Anónimo dijo...

Queridos amigos de Rentería: como siempre también un regalo poder tener a lectores como vosotros, siempre fieles a todos los temas que voy tocando en mis artículos. Gracias a vosotros por vuestra constancia en seguir mis trabajos y en contestar con mensajes a mi esfuerzo. Un privilegio vuestra presencia en mi vida. Saludos cordiales de vuestro amigo de Sevilla José Cuadrado.